18 jun. 2012

Austria 42º encuentro


AUSTRIA  Y  EL 42º  ENCUENTRO  INTERNACIONAL  DE  PILOTOS  DE  
MONTAÑA  2012



La APME con la colaboración de la FAC ha organizado un nuevo viaje de vuelo de montaña, en esta ocasión para participar en el 42º Encuentro Intl. de Pilotos de Montaña EMP – OeGPV,  que se ha celebrado entre el 25 y el 28 de mayo en Austria central.
Con una baja de última hora, finalmente fuimos 9 las tripulaciones participantes. Por delante teníamos más de 1.300 km a recorrer (Alfonso y Muri con su Savannah, unos 1.800 km desde Santander), la barrera de los Alpes la tendríamos que cruzar 2 veces y nos tendríamos que adaptar a los caprichos climáticos de sus dos vertientes.
El jueves a las 8h00 de la mañana nos poníamos en marcha  desde  Igualada, Hostalrich, Sabadell y Viladamat en formaciones 2 ó 3 aeronaves y con nuestros respectivos planes de vuelo abiertos, rumbo a Francia. En esta primera etapa cruzamos Perpignan, Montpellier y el aeropuerto militar de Orange para llegar 3 horas más tarde a Gap. Los controladores franceses como siempre muy amables y muy eficaces, en particular en la zona de Montpellier donde el tráfico de IFR’s y VFR’s era muy intenso.

Sobre las 13h00 volvíamos al aire para afrontar la primera travesía de la barrera alpina. 




A pesar de la hora y de los cúmulos que iban creciendo, el vuelo hasta la frontera italiana pasando por el Col de l’Arche fue relativamente tranquilo. Alcanzado el collado,  rápido descenso hasta la llanura lombarda entre bromas “a la italiana” por la frecuencia y vuelo placentero hasta  la aviosuperficie de Speziana, al sureste del CTR de Milano. Nuevo repostaje y breve picnic antes de poner rumbo a Belluno. Mientras, los  SIERRA’s de Mariano y Joaquim, ya estaban volando  a Bolzano, al norte del lago de Garda.
A todo esto, la tripulación del Savannah nos iba  pisando los talones. Habían salido el miércoles desde Santander pero debido a las nieblas matinales que encontraron en Francia central el jueves, no pudieron reunirse con el grupo en Gap, tal como estaba previsto, y siempre les llevábamos un par de horas de ventaja.
Camino de Belluno, antes de entrar en la zona de las Dolomitas, encontramos tormentas que empezaban a descargar, por lo que decidimos bajar en el campo de Pradelle. A la media hora volvíamos a despegar para disfrutar de un vuelo tranquilo hasta Belluno donde ya nos quedaríamos a pasar la noche.
El viernes amaneció cubierto y amenazaba lluvia pero la previsión decía que sobre las 9h00 el pequeño frente ya habría pasado. La previsión se cumplió a rajatabla y a las 9h15 ya estábamos todos en el aire para hacer uno de los vuelos más bonitos del viaje: la ruta para atravesar las Dolomitas remontando el Piave. Con una meteo excelente y vientos prácticamente en calma fuimos disfrutando del vuelo hasta Mauterndorf, nuestro destino final en Austria, “Servus”!
Joaquim, Conxita y Mariano habían llegado minutos antes, siendo los primeros participantes en llegar al encuentro. El equipo del Savannah no tardaría en aterrizar. Después de numerosas llamadas, whatsapps y fugaces comunicaciones por radio, por fin nos reuníamos con ellos.
Los organizadores del encuentro, la OeGV, tenían preparado un estupendo bufete de bienvenida en el hangar y como veníamos todos ambrientos y con ganas de tomar una buena cerveza, nos instalamos en las mesas a disfrutar de la primera comida tranquila del viaje y del ambiente que se iba animando con la llegada de nuevas tripulaciones procedentes de todos los rincones de Europa.
Esa tarde, tuvimos la suerte de coincidir en Mauterndorf con una  procesión acompañada por una banda de música tradicional. Las campanas de la iglesia empezaron a sonar a las 4 en punto anunciando el inicio de la celebración. Los participantes llevaban todos sus atuendos típicos algo que, por otra parte, es lo habitual en gran parte de Austria.
Como se nota que estamos en Europa central y que es primavera: el sol sale a las 5 a.m. y entra directamente por la ventana del hotel. Como con esto del viaje llevamos los horarios cambiados, ya no hay forma de dormir así que nos vamos poniendo en marcha y a las 7 a.m. ya estamos casi todos desayunando en el fantástico hotel Steffner-Wallner cuya propietaria es simpática, divertida, atenta, en fin que está en todo y los clientes estamos encantados.
La organización ha convocado a todos los pilotos a un briefing para preparar el vuelo de hoy. En función de la velocidad de crucero de los aviones, nos distribuyen en patrullas de hasta 5 aeronaves, cada una con su líder y con una frecuencia de uso exclusivo de la patrulla. Los austríacos parece que practican a menudo lo del vuelo en formación pero a nosotros no nos parece tan fácil la cosa, menos teniendo en cuenta que estamos rodeados de montañas y de que el vuelo nos obligará a cruzar una cadena montañosa. Cuando nos dan la orden por radio, ponemos en marcha los motores, calentamos, rodamos a punto de espera y al aire, uno detrás de otro, o más o menos. Aunque la intención es ir en formación, alcanzando las montañas que tenemos que pasar, cada uno va ya por donde puede pues hay que ir ganando altura y evitar las descendencias que hay en algunas zonas. Al final, alcanzando el punto de notificación del aeródromo de Trieben, nuestro destino, nos volvemos a reunir todos.
Un autocar nos traslada al convento benedictino de Admont, que alberga una impresionante biblioteca barroca. Tras esta interesante visita que nos permitirá disfrutar del arte y la cultura austríaca, regreso al aeródromo para volar de vuelta a Mauterndorf donde tomaremos parte en la Coupe Geiger. Con el sol de cara resulta bastante difícil alinearse bien con la pista y apuntar a la raya de aterrizaje. La cuestión es, ante todo, no aterrizar en “la grieta”! El P96 de Enric y Manitas ha llegado hace un rato a Mauterndorf después de salir el viernes por la tarde de Gerona. 



Hoy toca cena en la gran sala del ayuntamiento. La velada estará amenizada por un grupo de música tradicional y tras los postres, participaremos en un divertido baile por parejas con coreografía de Martin Skacel, el “presi” de la asociación austríaca. Mientras a algunos aún les quedan fuerzas para ir a la disco, los demás cruzamos la calle hasta nuestro hotel para recuperar fuerzas.
El domingo por la mañana el Eurostar de Juan Carlos y Alfons despega a primera hora rumbo a casa y el resto nos vamos de visita a Zell am See. En un vuelo de unos 30 minutos alcanzamos este bonito aeródromo donde ya están preparadas las bicicletas y motos con las que haremos un poco el turista. Siguiendo el carril bici nos acercaremos a Zell am See y daremos la vuelta al lago en el que ya hay algún bañista pues las temperaturas son muy cálidas. Durante el vuelo de regreso jugamos con las brisas y las térmicas y disfrutamos de otro día más de buen tiempo.



La cena de clausura del encuentro tendrá lugar en el castillo medieval que domina la población de Mauterndorf. El trofeo al primer clasificado en la Coupe Geiger será para el piloto alemán Christian Lackner que pilota una Citabria. La tripulación cántabra del Savannah, formada por Alfonso Pereda y Muriel Herrero, se llevará el premio al tercer clasificado.
El lunes madrugamos bastante, unos más que otros pues los dos Sierras pilotados por Mariano y Joaquim despegarán a las 6 a.m. mientras que el resto lo haremos una hora más tarde. A pesar de nuestros horarios intempestivos, la propietaria del hotel ya está levantada para prepararnos el desayuno (fruta fresca, zumos de manzanas de cultivo ecológico, mermeladas caseras, pan de centeno, yogures frescos, cereales, café recién hecho, todo de primera calidad) y desearnos buen viaje y hasta la próxima.
Despegamos y vamos ganando altura hasta los 9000 ft donde tendremos un vuelo tranquilo atravesando las Dolomitas. La ruta nos llevará directos a Speziana donde llenaremos los depósitos y volveremos a despegar sin demora para cruzar nuevamente los Alpes antes de que la cosa se complique más. En la llanura italiana está entre SCT y BKN con cúmulos a unos 3000 ft y llegando a la barrera alpina, los cúmulos cubren ya muchas crestas, pero, al enfilar el valle que nos deberá llevar a Francia, tenemos el camino despejado y los cúmulos son ya una preocupación del pasado.  Con buena meteo, como viene siendo la tónica dominante en este viaje, nos vamos directos a Aspres donde después de comer, Enric y Manitas se pondrán nuevamente en marcha con destino a España. Joaquim y Mariano han batido todos los récords llegando a casa sobre las dos de la tarde con una sola parada para repostar. Los demás nos quedaremos a pasar la noche en Aspres y al día siguiente, después de repostar en Gap, también pondremos rumbo a casa.
Un viaje redondo con buen tiempo todos los días, algo muy poco habitual para viajes tan largos y que atraviesan zonas climáticas tan diferenciadas. Atrás quedan casi 3.000 km en seis días, más de 22 h de vuelo, cientos de litros de gasolina, bastantes litros de cerveza y miles de fotografías y horas de video que estamos editando y que muy pronto podréis ver en la web aviador.net y en otras páginas. Una primera selección de fotos la podéis ver en:
Ah, los amigos de Santander, se quedaron con ganas de volar más así que desde Mauterndorf aún se fueron a visitar Viena, luego el sur de Alemania, luego la zona del Mont Blanc y, después de pasar por Castejón, llegaron a Potes con más de 35 horas de vuelo en el Savannah y 4.400 km a sus espaldas.

Album fotos Austria 2012